Una de las primeras series salidas de los estudios de Marvel para la televisión, tuvo un comienzo dubitativo, en parte por la falta de experiencia y en parte porque guardaban la artillería pesada para ‘El Capitán América 2: Soldado de Invierno’. Superado el bache, la serie funcionó lo suficiente para ganarse un núcleo de aficionados que al canto de “no está mal”, consiguieron que Dysney / ABC dieran luz verde a una nueva temporada.

Con la organización dirigida por Nick Furia patas arriba a consecuencia de la última película del Centinela de la Libertad, el primer episodio de la segunda temporada de ‘Agents of SHIELD’ arranca de forma sólida, de forma que funciona tanto como comienzo de una nueva fase de la serie así como continuación de los eventos vistos en ‘El Capitán América 2’.

Tras el descubrimiento de la infiltración de Hydra, SHIELD ha sido desmantelada y sus agentes se dividen entre aquellos que han roto sus lazos con la organización -buscándose el pan en otros estamentos gubernamentales o el sector privado-, las diferentes células de Hydra que se han distribuido por todo el mundo por medio de los recursos de SHIELD, y aquellos que todavía se mantienen fieles a la organización creada por Howard Stark, y que tienen como propósito dar caza a los compañeros que han decidido pasarse al bando enemigo.

Coulson Agents of Shield

Operando desde las sombras, y con la opinión pública en contra, SHIELD renace como un pequeño contingente liderado por el Director Coulson, rastreando las actividades de Hydra para evitar que los seguidores de las ideologías de Cráneo Rojo continúen ganando poder. Lo primero a destacar del primer episodio de la segunda temporada de Agents of SHIELD es que la serie al fin hace honor a su nombre, y que entre la nueva estructura y los nuevos fichajes SHIELD luce como SHIELD -o al menos como una versión reducida de la organización- y no como un pequeño reducto alejado de la mano de Dios.

Los aficionados al Coulson amante de la acción hay que decirles que en esta nueva temporada aparentemente pasa a un segundo plano, como gran cabecilla siempre omnipresente de forma etérea -pero casi siempre en el segundo plano de su despacho-, también beneficia a la serie porque… admitámoslo, Clark Gregg tampoco es el tipo más carismático del mundo. O al menos, no lo necesario para soportar el peso de la serie sobre sus hombros.

 MING-NA WEN

La acción se centra de esta forma en el operativo encabezado por Melinda May, una adorable Skye que debuta con un despampanante traje de ‘G.I. Jane’ que haría que a la Viuda Negra la corroyera la envidia, Triplett, y unos fichajes bastante solventes entre los que destaca el británico Lance Hunter (Nick Blood) y la siempre solvente Lucy Lawless como Isabelle Hartley. En busca de agentes rebeldes mientras luchas contra el contrabando de material metahumano o la contención de crisis con individuos superpoderosos, este equipo a medio camino entre Misión Imposible y El Equipo A tienen su particular azote en el obstinado general Glenn Talbot que no se fía de ellos y que busca poner fin a las actividades de SHIELD de una vez por todas.

La dinámica del gato y el ratón en la que los protagonistas son perseguidos a la vez que persiguen al enemigo es un gran acierto que beneficia al primer episodio de la segunda temporada de ‘Agents of SHIELD’ si lo comparamos con el inicio de la primera temporada. Esta mejora de los nuevos episodios respecto a la primera temporada se puede prolongar a la situación de los protagonistas centrales, que ya no son unos desconocidos y ocupan posiciones francamente interesantes en el tablero. En este aspecto cabe destacar al agente Ward, quien brindó una da las mayores revelaciones de la primera temporada y cuyo rol en este episodio promete mucho de cara a futuros episodios.

Lo mismo se puede extender a los sempiternos Fitz y Simmons, quienes reaparecen tras la situación tan comprometida en la que habían acabado en los últimos episodios de ‘Agents of SHIELD’, y que aunque al principio parecen desubicados guardan más de una sorpresa a lo largo del episodio.

Teniendo como eje la búsqueda de un misterioso objeto que fue arrebatado a Hydra al término de la II Guerra Mundial -y que enlaza directamente con ‘Capitán América: El Primer Vengador’ y la futura serie ‘Agente Carter’-, El primer episodio Agents of SHIELD destaca por ser un episodio muy sólido sin dejar de ser ese entretenimiento ligero que nos presentaron en la primera temporada.

30885

El argumento avanza de forma fluida, la acción tiene ritmo, y aunque le falta un punto de picardía para cuajar del todo, engancha lo suficiente como para mantener interesado. En este punto destacan los medios, que no desmerecen demasiado de las películas de Marvel Studios y que alcanzan su momento cumbre con la recreación del Hombre Absorbente. En contraste con un Deathlok de la primera temporada, con cierto tufo a plástico de mercadillo, cada una de las apariciones de Creel es impresionante tanto en la recreación de sus poderes como en las escenas de acción que brinda.

Desgraciadamente, no todo es una mejora, y durante el último tercio comienzan a aflorar vicios de la anterior temporada como los inoportunos planos a cámara lenta o los plomizos discursos inspiradores de Coulson. Tampoco es capaz de esconder del todo sus raíces como producto barato con absurdos como que un objeto de naturaleza indeterminada pero gran peligro aparezca resguardado en un almacén que más parece de Ikea que de una instalación gubernamental.

Aun así, consigue salvar los trastos con una serie de giros inesperados que hacen pensar que la segunda temporada de ‘Agents of SHIELD’ viene con ganas de liarla, y que será mejor no dar nada por establecido.

En definitiva, Agents of SHIELD es la confirmación de que Marvel Studios está aprendiendo de sus errores, y la serie continúa progresando adecuadamente.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*