Durante los últimos años el cine español si por algo destacó era por su decadente época no logrando conseguir grandes éxitos para la cartelera. Pero ahora más que nunca, cine español. Tocado, en especial en lo económico, pero no hundido, con la capacidad creativa intacta e incluso en plena forma conquistando cuota de pantalla en las salas.

Nunca mejor que en territorio nacional, en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, para reivindicar, y no de forma caprichosa, nuestro cine. ‘Magical Girl’, segunda película de Carlos Vermut, y ‘La Isla Mínima’, el gran thriller policiaco del momento de Alberto Rodríguez, han sido las dos grandes triunfadoras de la 62ª edición de Zinemaldia que ha contado con un nivel medio-alto en cuanto a presentaciones de proyectos.

 

Magical GirlLa Concha de Oro otorgada a ‘Magical Girl’ a la mejor película y mejor director representa la victoria de Carlos Vermut.

La nueva película del director Madrileño para aquellas personas que aún no la vieron simplemente podemos indicarle que es maravillosa. Ese es el adjetivo que mejor la define, pero tenemos muchos más: es un film fascinante, diferente, tenso, hábil, impactante… Por mucho que lo pensamos, no conseguimos encontrarle defectos. 

El film cuenta la historia de tres personas cuyos destinos acaban cruzándose: Luis, un hombre en paro cuya hija, Alicia, enferma de leucemia, sueña con el vestido de la serie japonesa Magical Girl Yukiko, y que él intentará conseguir por todos los medios posibles; Bárbara, una atractiva joven con desórdenes mentales; y Damián, un profesor retirado con un tormentoso pasado ligado al de Bárbara. Cuando las vidas de todos ellos se cruzan, quedan atrapados en una oscura red de chantajes en la que instintos y razón se debatirán de manera trágica.

La historia arranca de la manera más tierna posible: contando la entrañable historia de Luis y Alicia, un padre que sólo piensa en complacer a su hija enferma y en darle todo lo que quiera antes de que sea demasiado tarde. Pero luego, a medida que las historias de Bárbara y Damián, los otros dos personajes principales, se añaden a la de Luis y Alicia, todo empieza a adquirir un tono más oscuro y peligroso, y empieza a aparecer una tensión que el director consigue mantener durante todo el film de manera magistral.

Magical Girl está llena de escenas pausadas y de aspecto minimalista que, en realidad, estánJosé-Sacristán-int-e1366279778710 cargadas de significados y de una tensión que se palpa en el ambiente. Vermut crea una asfixiante atmósfera para la película que tiene un importante papel en la construcción de esa tensión, complementada por el fantástico trabajo de los actores, cada cual más magnífico que el anterior. La novel actriz Lucía Pollán nos deja boquiabiertos con su tierna interpretación de Alicia; Bárbara Lennie está terroríficamente perfecta en su perturbador papel; Luis Bermejo vuelve a sorprendernos con el arco de transformación que sufre su personaje, y el veterano José Sacristán fascina con un personaje contenido, de apariencia tranquila pero de fondo letal.

Todos están perfectos, tanto los actores como el director, que parte del inofensivo retrato de una familia azotada por la tragedia para ir bajando hacia capas cada vez más profundas, complejas y oscuras de la sociedad y de la naturaleza humana, hasta sumergir a sus personajes en el mismísimo infierno; todo ello, mediante una inmejorable puesta en escena y un magistral guión que no nos deja adivinar ni por un momento qué es lo que pasará a continuación.

En la cartelera, se encuentra la otra gran vencedora del Festival de San Sebastián: ‘La Isla Mínima’ galardonada con dos premios: Mejor Fotografía y una merecida Concha de Plata al Mejor Actor para Javier Gutiérrez.

La-isla-mínima-poster-1La Isla Mínima es la nueva película de Alberto Rodríguez, que vuelve con su afición por las películas que tienen a policías como personajes principales. La Isla Mínima nos traslada a 1980 (España posfranquista), a un pequeño pueblo de las marismas del Guadalquivir, olvidado y detenido en el tiempo, donde dos adolescentes desaparecen durante las fiestas. Rocío, madre de las niñas, logra que el juez de la comarca, Andrade, se interese por el caso. Desde Madrid envían a dos detectives de homicidios, Pedro y Juan, de perfiles y métodos muy diferentes que, por distintos motivos, no atraviesan su mejor momento en el cuerpo policial.

Si hay algo que cabe destacar de la película es su lenguaje depurado, muy esencial. La escena de persecución, que parece obligatoria, es buena prueba de ello. El director sabe que, para que haya tensión, no se necesitan efectos especiales de traca. Basta la noche, un camino secundario, polvo, los faros traseros. Nada más. Y el resultado es de una enorme eficacia.

Pero también lo logra con su ritmo pausado pero no pesado. No dejan de pasar cosas que siempre parecen interesantes. Lo consigue con esos planos aéreos tan hermosos como áridos. El paisaje acompaña a los sentimientos.

 Si en True Detective veíamos a Woody Harrelson, actor habitualmente de comedias, dar un recital dramático, lo mismo puede decirse de Javier Cámara, que deja las tonterías de Águila Roja para componer a un policía complejo, con un pasado franquista frente a su compañero, lacónico y reservado, que sueña con la democracia.

img_0285Antonio De La Torre, Nerea Barros, Jesús Castro y Salva completan el reparto. El guion es de Rafael Cobos y el mismo Alberto Rodríguez, quienes encontraron en las marismas del Guadalquivir un paisaje crepuscular, el decorado de un western de fin de ciclo que les sirvió de inspiración para escribir este gran thriller de suspense muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver dentro del cine español.

El palmarés del Festival se completa con el reconocimiento a la actriz danesa Paprika Steen por su papel en ‘Stille Hjerte’ (‘Silent Heart’), de Bille August, Concha de Plata a la Mejor Interpretación Femenina en un valiente filme sobre la eutanasia, lejos de adoctrinamientos morales o frases hechas. El cine francés acaparó su tradicional cuota de protagonismo en San Sebastián con el Premio Especial del Jurado para ‘Vie Sauvage’ (‘Wild Life’), de Cédric Kahn, que narra el viaje de once años de un padre con sus dos hijos tras perder la custodia. Mientras, el novelista Dennis Lehane (‘Mystic River’) se ha alzado con el Premio al Mejor Guion por ‘The Drop’ (‘La Entrega’), de Michaël R. Roskam, adaptación de ‘Human Rescue’, del mismo Lehane. El filme, recién estrenado en España, supuso la última actuación de James Gandolfini y está ambientado en la Mafia de Brooklyn.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*