Haerts lo más esperado de la banda de Brooklyn

0
660

A principios de 2013 la banda de Brooklyn Haerts publicó un EP, ‘Hemiplegia’, que contenía al menos tres canciones metódicamente perfectas. ‘Wings‘, el primer single, hizo que muchos recordásemos ese tipo de temas, tipo ‘Let the River Run‘ de Carly Simon, que no necesitan más que una escucha para instalarse en tu cerebro y quedarse ahí para siempre. Los coros, la voz de Nini Fabi, la evocadora melodía y la producción synth-pop de St. Lucia hacían de ‘Wings’ una joya del pop.

Pero ahí no se terminaba la cosa: ‘Hemiplegia’ y, sobre todo, ‘All the Days‘ volvían a conseguir el prodigio. Capaces de levantarte tus sentidos hasta hacerte volar con una producción elegante, eran como si a las canciones les hubieran dado un punto de épica gracias a las percusiones y, otra vez, al particular timbre de su vocalista.

A partir de aquí empezó la larga espera. Ficharon por Columbia Records y prescindieron de St. Lucia optando por la autoproducción. Prometieron que el Lp estaría para finales de 2013 y tuvimos que esperar hasta marzo del 2014 para poder saber por dónde irían los tiros. En el tema ‘Call my name‘ no había ni rastro de épica pero a cambio nos regalaron una balada etérea que sonaba como si Fleetwood Mac hubiesen vuelto al estudio a grabar un compendio de synth-pop.

En estos casi dos meses, el quinteto de Brooklyn ha ido publicando en su web varias canciones en una estrategia de lanzamiento bastante absurda a la par que desesperante. ¿De qué sirve esperar la publicación de un disco del que conocemos 10 temas de 12? En este caso para comprobar que -además de a Fleetwood Mac, Chvrches y Chris de Burgh– también han metido a los Cardigans en su repertorio. Pero sin duda puedo afirmar que desde ‘Live and Learn’ no escuchaba unos coros tan buenos como los de ‘Heart’, el tema con el que abren el disco. Y no terminan aquí las comparaciones con la banda sueca, el tema ‘No One Needs to Know’ podría ser perfectamente el ‘For What It’s Worth’ de Haerts ya que no cuesta nada imaginarse a Nina Persson cantándola.

Llevamos ya 7 canciones de 12, y la media no baja del notable alto, cuando nos encontramos con ‘Lights Out’. Tras un minuto y 12 segundos de canción, nos encontramos con una balada aparentemente simple con arreglos finísimos ante lo que es imposible no maravillarse. Sin excesos ni florituras. Todo en su justa medida.

La edición normal del disco termina con ‘Be the One’ y Hope’. La primera no es que no esté a la altura del resto, es simplemente que como decía Kirk Douglas en ‘Cautivos del Mal’, no se puede hacer una película en la que todas las escenas son grandiosas porque entonces se pierde el ritmo. ‘Hope’, por otra parte, supone el cierre perfecto para un trabajo así. Una balada marca de la casa, que recoge todo lo mostrado anteriormente y te deja con ganas de más.

A mí particularmente me cuesta mucho entender cómo un grupo con canciones tan accesibles y tan buenas como las de Haerts no está vendiendo millones de copias y acaparando la atención de todos los medios. De hecho, es lo que quiero. Un mundo con ‘Wings’ en el número uno de todas las listas siempre será un mundo mejor y más justo.

  • Calificación: 8,5 / 10
  • Canciones destacadas: ‘Wings’, ‘Heart’, ‘All the Days’, ‘Call my name’.
  • Te gustará si te gusta: el POP, así en mayúsculas; los grupos que más que componer construyen las canciones; Chvrches, Fleetwood Mac, The Cardigans.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*