El ataque informático a Sony sigue dejando perlas día tras día. Una de las últimas es que el estudio quería juntar dos de sus sagas más disparatadas: Men in Black e Infiltrados en clase.

Según informa The Hollywood Reporter, Jonah Hill, protagonista de la saga, y Amy Pascal, una de las propietarias de Sony Pictures, compartieron a través de sus correos electrónicos la posibilidad de que los hombres de negro participaran en la tercera entrega de la saga de comedias que el primero protagoniza junto a Channing Tatum.

Por ahora no hay confirmación, ni siquiera un esbozo del guion, aunque eso sí, ni Will Smith ni Tommy Lee Jones regresarían como los agentes J y K, quedando el protagonismo en manos de los mencionados Hill y Tatum. Quien sí podría volver como productor ejecutivo es Steven Spielberg, que habría recibido un e-mail con la petición, aún sin respuesta.

Para quien no lo sepa, la franquicia de Men in Black trata sobre unos agentes secretos que controlan todo asunto sobre vida extraterrestre que esté relacionado con la Tierra, de una manera bastante cómica. Que una película como Infiltrados cuente con aliens que interactúen con sus carismáticos protagonistas en su tercera entrega no es algo que suene descabellado.

En la saga de Infiltrados, los agentes Schmidt (Hill) y Jenko (Tatum) son destinados primero a un instituto, y después a una universidad, para infiltrarse en una misión secreta. Infiltrados en clase se estrenó en 2012 y recaudó 150 millones de euros en las taquillas de todo el mundo. Su secuela, Infiltrados en la universidad, llegó a la gran pantalla el pasado 22 de agosto en España, consiguiendo 240 millones de euros.

La saga de Men in Black se cerró con su tercera entrega en 2012, y consiguió 450 millones de euros. A pesar de ello, la popularidad de la saga hizo que el estudio esperase recaudar mucho más y dejó el proyecto aparcado de manera indefinida.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*