Ocho apellidos vascos, el filme más taquillero de la historia del cine español, cuenta solo con cinco nominaciones en los Goya: mejor canción original, mejor interpretación masculina de reparto, mejor interpretación femenina de reparto, mejor dirección de fotografía y mejor actor revelación, en la que compite Dani Rovira, quien ha admitido sentir cierta “desilusión” porque esperaba que la película hubiera aparecido en otros apartados.

 

“Tristemente los académicos no terminan de ver la comedia como un arte merecible de premios por regla general”, ha señalado el actor, para quien ha sido “decepcionante” que la cinta no opte a premios en otras categorías como mejor película, mejor guion, mejor dirección y mejor actriz protagonista.

 

“Creo que Ocho apellidos vascos tendría que tener una mención especial porque ha sido el germen y el acicate de algo muy bonito este año. Parece que los académicos hubieran castigado a esta película. Es una cinta que ha emocionado a España entera, muy mala no será”, ha destacado, aunque también subraya que la taquilla conseguida ya ha sido “un sueño”.

 

El rodaje de la segunda parte de esta comedia arrancará en abril, un proyecto que el actor espera con ganas, aunque es consciente de que es “difícil” acercarse al mismo éxito que se consiguió en 2014, aunque “a poco que se llegue a la mitad ya será un éxito”. “Se echó toda la carne en el asador en la primera, la responsabilidad de Diego San José y de Borja Cobeaga está siendo muy heavy. Son unos cracks, pero cuando se ha hecho una circunferencia perfecta, repetir eso es complicado”.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*