Parece que siempre, si no prestamos atención al talento nacional, ponemos los ojos en Reino Unido y Estados Unidos, cuando resulta que en Europa hay propuestas musicales muy interesantes.

En Ámsterdam me he encontrado con IX, artista tras el que se esconde un joven llamado Marnix Dorrestein. Es compositor, productor, guitarrista, letrista, arreglista, cantante, baterista, pianista y seguramente alguna otra cosa si le dejan tocarla y no llega ni a los 25 años.

IX es su proyecto en solitario. Con él debutó en 2013 con un tema llamado I don’t to talk about it. Desde entonces ha ido lanzando singles: Missing Together (marzo, 2014), Sense (noviembre, 2014) y el más reciente Out on love (enero 2015). Evidentemente, un servidor se encontró por la red con este último gracias a su curioso videoclip, donde IX aparece vestido de blanco como si de una deidad se tratase y rodeado de fieles que le adoran con estrafalarios bailes. Dicho así, ni yo sé muy bien cómo me ha llamado la atención.

Lo cierto es que Out on love me recuerda a Vampire Weekend o MGMT, ambos entre las influencias de IX. Una canción con la que ha conseguido una pieza universal, atractiva, que te atrapa desde la primera escucha, que tiene ese algo que te hace pensar que estás ante algo bueno. Ya nos venía avisando con sus anteriores singles, también es verdad, porque Sense apuntaba maneras. Aunque, personalmente, me encanta la cadencia de Missing Together.

Pero hay más, porque examinando los detalles, uno se da cuenta de que este holandés, de primeras estrambótico, parece tener un buen conocimiento de la música de los años 60, 70 y 80, la ha pasado por su filtro exótico-electrónico y el resultado está entre nostálgico y futurista. Aunque no todo el mérito es suyo. Parte de la responsabilidad de su sonido se la llevan el teclista Jasper Slijderink y el percusionista Jelle Huiberts.

Eso sí, que Marnix se mueva como pez en el agua en el escenario –tiene vídeos en directo aquí– es sólo cosa suya. Además sabe explotar muy bien su llamativa imagen. Otro par de cosas más que añadir a su lista de talentos.

Algunos medios americanos ya se han rendido a sus pies y lo han descrito como “magical, mystical, marvelous, delicate, dazzling, delightful…”. Ahora nos toca a nosotros:

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*