Jamás en la historia de las preselecciones para Eurovisión había ocurrido algo similar a lo que pasó en la noche del jueves en el Arena Hannover durante la gala que la cadena NDR había preparado para elegir al representante germano para el festival. Tras dos horas de ceremonia en la que siete consagrados artistas del panorama musical alemán y una joven debutante defendieron sus respectivas candidaturas para lograr el pasaporte a Viena, sede del próximo certamen, el público decidió otorgar el triunfo a Andreas Kümmert, muy famoso en su país por ganar el programa La Voz en 2013. Sin embargo, y ante la sorpresa de todos, en el momento del discurso de agradecimiento, Andreas soltó la bomba: no se sentía preparado para ir a Eurovisión. “Que no, que no voy a Viena. No me siento en condiciones. Yo solo soy un pequeño músico…”

Su inesperada respuesta dejó congelado al público y a la propia presentadora de la gala, Barbara Schöneberger, que tildó la situación de “Coitus interruptus de la peor clase”. Su rechazo proclamó automáticamente a Ann Sophie como la representante alemana para el festival entre los abucheos y el estupor del público que llenó el TUI Arena Hannover. “Entonces, ¿esto significa que la que va a Viena soy yo?”, llegó a decir la joven artista sobre el escenario entre la incredulidad y el desconcierto.

Ann Sophie es una cantante londinense de 24 años, que se crió en la ciudad de Hamburgo y estudió canto e interpretación en los Estados Unidos. Allí publicó su primer álbum en 2012. La artista y compositora obtuvo su plaza en la preselección alemana al ganar el Club Concert el pasado mes de febrero, una eliminatoria en la que participaron diez jóvenes promesas de la música alemana. Ahora, acudirá al festival de Eurovisión con la canción Black Smoke.

“Si su corazón le ha dicho que es mejor que no lo haga, entonces creo que ha dado el paso correcto”, señaló la cantante posteriormente en rueda de prensa intentando justificar la decisión del que pocos minutos antes había sido su contrincante. Andreas Kümmert eludió hablar con los medios de comunicación y fue trasladado directamente hasta su domicilio sin explicar a sus seguidores su renuncia. “Andreas tendrá que reflexionar ahora con calma sobre lo que ha pasado y ya nos lo contará más adelante”, se limitó a decir el coordinador de la gala para la cadena de televisión NDR, Thomas Schreiber.

Alemania tiene un puesto asegurado en la final del 23 de mayo ya que, al igual que España, forma parte del llamado Big 5. El país germano se llevó el festival de 2010 gracias a Lena y su canción Satellite y el año pasado Elaiza, que también ganó como cantante novel a los artistas consagrados de su país en la preselección nacional, no pudo pasar del decimoctavo puesto.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*