El arrollador éxito de “Ocho apellidos vascos” podría suponer un gran riesgo para la serie ‘Allí abajo’, que se verá obligada a cumplir las expectativas de los espectadores que esperen ver una secuela de la película. Pero la ficción de Antena 3 no solamente aprueba con nota, sino que supera al largometraje de Mediaset. Probablemente, nos encontramos ante la comedia revelación de la temporada.

Desde que Telecinco le arrebatara la popular ‘Aquí no hay quien viva’, resulta complicado vincular Antena 3 y la comedia. No ha logrado destacar en este género, aunque lo ha intentado. Tras consolidarse como referente de ficción de calidad, vuelve a pulsar con la tecla adecuada y nos ofrece una comedia diferente, a pesar de sus similitudes con “Ocho apellidos vascos”, ya que ambas nos muestran el choque cultural entre los andaluces y los vascos.

Pero ‘Allí abajo’ bebe más de la película francesa “Bienvenidos al Norte”, mezclando el humor transgresor de ‘Vaya semanita’ con el costumbrismo andaluz de “El mundo es nuestro” o nuestro cine más almodovariano.

La serie, producida por Plano a Plano (‘El Príncipe’), cuenta la historia de Iñaki (Jon Plazaola), un vasco que se ve obligado a acompañar a su madre a Sevilla en un viaje del inserso. Su vida dará un cambio radical cuando se quede atrapado en un hospital andaluz para cuidar de su madre que quedará en coma tras un disparatado accidente.

Una serie con factura cinematográfica
escena1 alli abajo
Reparto Allí Abajo

‘Allí abajo’ ha sido rodada en escenarios reales de Sevilla, donde la capital andaluza se convierte en un personaje clave de la historia, así como en algunos exteriores San Sebastián. El resultado habría sido bien distinto si en lugar de utilizar localizaciones reales y una cuidada fotografía hubiesen optado por un acartonado plató con una iluminación plana. Sin duda, no habría logrado trasmitir la verdad y naturalidad que nos ofrece el primer capítulo. Su factura impecable y cinematográfica la convierten en una serie diferente a cualquier comedia de nuestro país.

El equipo de guionistas, formado por Óscar Terol, Marta Sánchez, Olatz Arroyo y Natxo López, ha logrado encontrar su propio tono desde el primer minuto. Terol tiene una larga trayectoria a sus espaldas como guionista de ‘Vaya semanita’ y autor de libros sobre tópicos vascos. ¿Quién mejor que él para reírse de sí mismo?

A pesar de ello, el guión cuenta con algunos tópicos, pero no de andaluces y vascos, sino de la ficción española, como son los imprescindibles triángulos amorosos, tan habituales y recurrentes en nuestras series.

No resulta complicado encontrar series nacionales donde se intente cuidar todos los aspectos de la producción, desde la puesta en escena, pasando por el guión, hasta la dirección. Pero existen pocos casos, por no decir ninguno, en que esta preocupación por los pequeños detalles se traslade a las comedias, más acostumbradas al formato sitcom con una realización estándar y plana. ‘Allí abajo’ da un paso más allá y nos propone algo un poco diferente, que ya es bastante. El director se atreve a que la cámara no esté estática, tiene cierto tambaleo, realiza pequeños y rápidos zooms que dotan a la secuencia de dinamismo y agilidad, consiguiendo crear un estilo propio.

Posiblemente, lo peor del capítulo son sus transiciones entre ciudades, más propias de una sitcom sin más recursos que la de una producción casi cinematográfica que tiene en Sevilla y San Sebastián sus nucleos principales.

Los secundarios, la gran sorpresa
Mariano Peña alli abajo
Mariano Peña en una de las escenas de Allí Abajo

‘Allí Abajo’ cuenta con un buen reparto donde no abundan las caras conocidas. María León consigue desplegar su vis cómica con un personaje que encaja perfectamente con sus orígenes. Al contrario que en ‘Con el culo al aire’, aquí puede ser una andaluza de pura cepa y no tiene que controlar su acento para hablar un castellano neutro. El coprotagonista, Jon Plazaola, se estrena con buen pie en la televisión nacional, con un rol divertido, aunque alguna vez sea algo exagerado.

Aunque la gran sorpresa son sus secundarios, interpretados por rostros poco reconocibles para el gran público pero que, posiblemente, se conviertan en los favoritos de la audiencia. El primer premio se lo lleva Dolores (Mari Paz Sayago), la recepcionista del hospital, que vive obsesionada por saberlo todo sobre la vida de los demás, es una mafiosa del cotilleo. Junto a ella, destaca el personaje de Jozé (Salva Reina), un celador que consigue carcajadas en el público con su presencia en pantalla.

El personaje menos acertado, aunque esperemos que mejor con el rodaje, es Don Benito Benjumea (Mariano Peña). Se trata de un paciente con un acento peculiar que descoloca a muchos espectadores. Peña ha querido hacer una crítica a los andaluces que se veían obligados a disimular su acento para poder trabajar. Pero, en general, no se ha entendido y su acento genera rechazo. Tal vez, sea más reconocible y gracioso para el público andaluz que para el resto del país o igual seguimos teniendo demasiado presente a su inolvidable Mauricio Colmenero de ‘Aída‘.

El reparto lo completan Ane Gabarain, Maribel Salas, Santi Ugalde, Gorka Aguinagalde, Óscar Terol, Iker Galartza, Alberto López y Alfonso Sánchez, entre otros.

Allí abajo’ promete. Es cierto que el visionado colectivo dentro del FesTVal de Murcia creaba un clima propenso para la comedia, las risas en grupo son contagiosas. Pero la serie de Atresmedia tiene los ingredientes suficientes para trasladar esas carcajadas a nuestros hogares y convertirse, probablemente, en la serie revelación de la temporada. Además, el segundo capítulo promete aún más, tanto en sus tramas como por ver a Carmina Barrios en acción. De momento, habrá que esperar, aunque no mucho, para poder ver la guerra entre vascos y andaluces en nuestro televisor.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*