Elvis_presleyExiste una diferencia entre la gente que canta y aquella que lleva esa voz a un lugar de otro mundo, los que crean una euforia dentro de sí mismos, eso es lo que le pasó a Elvis Presley. EIvis Aaron Presley nace poco después del mediodía del 8 de enero de 1935 en el seno de una familia pobre de East Tupelo, Mississippi. El parto de Gladys Presley fue duro, los exámenes previos no habían previsto una pareja de gemelos y, después que Elvis había sido dado a luz, su hermano gemelo nació muerto. Lo llamaron Jesse Garon y fue enterrado al día siguiente. Gladys había trabajado en una fábrica hasta que el embarazo se lo había permitido, Vernon Presley había hecho de camionero y de dependiente, pero ningún trabajo le duraba mucho. Vivían en una modesta casa de la periferia con un par de habitaciones y los servicios en el patio. Desde pequeño Elvis acudía regularmente con su madre a la iglesia pentecostal, fue allí donde tuvo el primer contacto con la música. “Me encantaba escuchar al coro” declararía Presley años más tarde, “resbalaba de las piernas de mi madre para estar de pie y escuchar y cantar junto a él. La iglesia me enseñó lo único que he aprendido sobre canto, todo lo demás ha venido de forma natural”. Los predicadores góspel ejercieron la primera influencia musical sobre el pequeño Presley y fue en la capilla de la escuela donde -a la edad de ocho años- Presley cantó en público por primera vez. El director de la escuela decidió enviarlo a la “Mississippi/Alabama Fair”, donde había un concurso para pequeños cantantes locales. Elvis cantó ‘Old Shep‘, una canción folk que había aprendido en casa, la cantó sin micrófono y sin acompañamiento, de pie sobre una silla, obtuvo el segundo premio y volvió a casa con cinco dólares de recompensa.

padres elvis presley
Elvis Presley posa junto a sus padres Vernon Presley Gladys Presley a la edad de dos años en 1937 en Tupelo, Mississippi

En 1948, los Presley se trasladaron de Tupelo a Memphis. El padre estaba allí desde hacía tiempo para encontrar trabajo y pensó reunir con él a la familia, esperando que las cosas fueran mejor. Para su decimotercer cumpleaños el chico pidió a sus padres una bicicleta. Pero costaba demasiado y por doce dólares su padre le compró una guitarra. Elvis desarrolló un rápido aprendizaje autodidacta, escuchaba las canciones por la radio y las aprendía, o si no pedía a los vecinos algún disco prestado. Sus gustos eran variados, sus artistas preferidos iban de los cantantes de tradición popular-religiosa, como Sister Rosetta Tharpe, a los country como Roy Acuff, Ernest Tubb y Jimmi Rodgers, y a bluesman como John Lee Hooker, Howlin’ Wolf y B. B. King. A posteriori podrá parecer normal que Elvis tomara lo mejor de la música negra para unirlo a lo mejor de la blanca, pero para la época era un concepto revolucionario e inédito. La música negra tenía su público; la blanca, el suyo, y los dos géneros no tenían ningún punto de contacto. El country era para los negros sentimental y meloso, el blues era considerado por los blancos como triste y pecaminoso. Mientras tanto la vida era dura para Elvis en Memphis: vivían en una habitación sin cocina, arreglándoselas con un hornillo, y con un solo baño a compartir con otras tres familias. Cuando Vernon encontró trabajo en la United Paint Company, a cuarenta dólares la semana, y Gladys fue contratada como ayudante de enfermera en el St. Joseph Hospital, la familia se sintió muy feliz y Elvis pudo finalmente ser inscrito en la Hume High School.

Ahí el futuro rey del rock no se distinguió en ninguna materia y el hecho de que, a diferencia de sus compañeros regularmente fuera a la escuela acompañado por su madre no favorecía mucho su “imagen”. Pero de repente algo cambió, empezó a elegir solo la ropa, combinando chaquetas rosas con pantalones negros, y se dejó crecer el pelo y las patillas. Le gustaba cantar, al principio sólo lo hacía delante de sus amigos, pero después empezó a actuar en los conciertos del colegio, cantando canciones como ‘Till I waltz again with you’ y ‘Cold cold icy fingers’. Durante un tiempo tuvo trabajo como portero nocturno en el cine Loews State, pero fue despedido cuando lo encontraron fuera de su puesto, mirando la película que estaban proyectando. En 1953, Presley obtiene su diploma, encuentra trabajo como dependiente en la Precision Tool Company y luego como camionero para la Crown Electric, por trece dólares a la semana. Memphis era un buen lugar, allí convivían el blues de los negros y el hillbilly de los blancos, y además existía alguna pequeña compañía discográfica, como Sun Records, propiedad de un ex disc-jockey y técnico de sonido llamado Sam Phillips. Durante su trabajo Presley pasaba frecuentemente por delante de la Memphis Recording Service, la minúscula sala de grabación de la Sun. Los discos producidos por Phillips tenían un público exclusivamente local y entre los servicios de la pequeña compañía estaba la posibilidad de grabar dos canciones por cuatro dólares, un sistema que también servía para descubrir nuevos talentos, sin necesidad de inversión de capital. Elvis conocía la existencia de ese servicio.

Elvis Presley Memphis Recording Service
Elvis Presley en Memphis Recording Service

Un sábado por la tarde del mes de abril de 1953 aparcó su furgoneta y entró en el estudio, llevando consigo la guitarra. Según parece -aunque el hecho es negado por muchos de sus biógrafos- Elvis deseaba grabar un disco para dárselo a su madre como regalo de cumpleaños. Con sus sucias ropas de trabajo, Presley convenció a la empleada Marion Keisker de iniciar la grabación. Grabó My happiness‘, un éxito de los años cincuenta perteneciente a The Ink Spots, y una balada titulada ‘That’s when your heartaches begin. Hay quien dice que Phillips entró en el estudio antes de que Elvis hubiera terminado de cantar y quien cree que Marion Keisker hizo una copia de la grabación y se la hizo escuchar a su jefe más adelante. El debut de Presley no fue fulminante, aunque Phillips estaba buscando “un blanco que fuera capaz de cantar como un negro”, para mezclar en un artista los dos mundos musicales, aparentemente contrapuestos, de los estados del Sur. A pesar del equipo aún monoaural de la Sun, Marion Keisker en seguida creyó que la voz de Presley tenía los requisitos necesarios para el tipo de cantante que Phillips estaba buscando. Éste esperó a que Presley diera el siguiente paso. El muchacho se presentó algunos meses más tarde en los estudios, para grabar otras dos canciones. Phillips escuchó con mucha atención, y después dejó que pasara algún tiempo más. Cuando tuvo en su mano un puñado de canciones country sin saber a quién dárselas a grabar, se acordó de Elvis y lo mandó llamar.

Aquel primer encuentro entre el cantante y la discográfica debió de ser histórico. Phillips preguntó a Elvis qué era lo que sabía hacer y éste le respondió en seguida: “Puedo hacer cualquier cosa”. Efectivamente en las cuerdas vocales de Elvis estaba el country, estaba el blues y también las baladas románticas a lo Dean Martin que, en aquella época, era uno de sus cantantes preferidos. Pero la balada que Phillips le propuso resultó demasiado compleja y vocalmente comprometida para él. Elvis cantó durante tres horas, reproduciendo ante los micrófonos de la Sun temas góspel, himnos religiosos, blues, country y baladas. Al final Phillips se mostró muy interesado, aunque no verdaderamente entusiasmado. El problema era encontrar la canción adecuada para lanzar al joven cantante, y esta situación duró de enero de 1954 hasta el junio siguiente. Para empezar, Elvis necesitaba un grupo fijo con el que poder ensayar regularmente y ordenar sus confusas ideas musicales. Phillips ayudó a aclarar las ideas de Presley, y a formar su sonido, presentándole a Scotty Moore, un guitarrista de veintiún años procedente de las filas de The Doug Poindexter’s Starlight Wranglers, y a Bill Black, uno de los mejores bajistas de Tennessee. Scotty Moore recuerda que al principio Presley tenía un cierto aire de superioridad, pero en seguida se dio cuenta de que se trataba más de timidez que de presunción, a pesar de su comportamiento y su agresiva forma de vestir (camisa y pantalones rosas, botas blancas de gamuza).

En los ensayos cantaba éxitos de otros cantantes, para ver si encontraba su estilo definitivo. La chispa se encendió una tarde que Elvis tomó su guitarra y empezó a improvisar sobre una canción titulada ‘That’s all right Mama‘. Daba la impresión de que no se lo tomaba en serio y de estarse riendo, con la pieza de Arthur Crudup, de alguno de los intérpretes negros locales. Phillips, que había elegido como primer single del cantante el tema ‘Whithout you’, cambió de opinión en el acto. Desde la cabina de grabación le gritó: “No sé qué es lo que estás haciendo, pero continúa haciéndolo” y cuando Elvis, Scotty y Bill ejecutaron la canción por segunda vez, la versión fue considerada buena para ser publicada. La canción de Crudup había sido grabada por su autor en los años cuarenta para una compañía de RCA, en el single se incluye ‘Blue moon of Kentucky‘, un bluegrass de Bill Monroe. La mezcla de música blanca y música negra estaba lista. Otro Phillips tuvo en este momento un papel crucial en la carrera de Presley. Dewey Phillips, que a pesar de llamarse igual que el dueño de Sun Records no tenía ningún parentesco con él, hacía de disc-jockey para la emisora WHBQ de Memphis. Un blanco apasionado por la música negra, Phillips se entusiasmó con el disco de Presley y empezó a emitirlo regularmente en su programa Red Hot’n’Blue.

Elvis Presley con Dewey Phillips en 1956
Elvis Presley con Dewey Phillips en 1956

Tras haber radiado ‘That’s all right Mama’ Phillips recibió tantas llamadas de entusiasmados oyentes que decidió localizar a Presley para entrevistarlo durante su programa. Elvis intentó evitar la entrevista, sosteniendo que no sabría qué decir. Pero Phillips lo tranquilizó, pidiéndole solamente que no dijera “nada sucio” mientras estuviera en el aire. Los oyentes se sorprendieron al saber que Presley era blanco. A los pocos días la disográfica The Sun recibió un encargo de 5.000 copias de ‘That’s all ríght’, cifra para la que Phillips no estaba en absoluto preparado, diez veces superior a la tirada de un single de The Starlight Wranglers, el viejo grupo de Scotty Moore. Al día siguiente de su debut radiofónico, Elvis volvió a su trabajo en la Crown Electric, pero le empezaron a llegar ofertas para tocar en diferentes locales de su localidad por las noches. Sólo le pagaban unos pocos dólares por concierto, pero le servía para aumentar su popularidad y su experiencia. En el Eagle’s Nest, una enorme sala de baile cuya música se basaba en el country, había trabajo fijo. Una de las atracciones del fin de semana era Malcom Yelvington, que formaba parte de la escudería Sun, de forma que a Phillips no le fue difícil colocar al grupo de Presley como telonero, a diez dólares la noche. Elvis actuaba regularmente con Scotty Moore y Bill Black, al principio las ganancias del trío se repartían con un 50 % del total para Presley. ‘That’s all right’ funcionó bien, alcanzó el tercer puesto en las listas country de Memphis, apareciendo brevemente también en otras listas locales, como la de Nashville y, más sorprendentemente, en la de Nueva Orleans.

La revista Billboard dio al hecho relevancia nacional, describiendo a Presley como un “nuevo cantante potente, que fácilmente podrá triunfar tanto en el mercado country como en el del rhythm and blues”. El disco vendió un total de veinte mil copias. Un gran éxito para la firma de Sam Phillips, un resultado que, a pesar de quedar limitado a la difusión local, permitía a Presley dejar su trabajo en la Crown Electric e intentar salir adelante como cantante profesional. El segundo single de Presley reunía ‘Good rockin’ tonight’, de Roy Brown, y ‘I don’t care if the sun don’t shine’, después Elvis grabó ‘Milkcow blues boogie‘, que se publicó junto a ‘You’re a heartbreaker‘ en la cara B, como primer single de 1955. Siguieron ‘Baby lets play house‘ y ‘l’m left, you’re ríght, she’s gone‘; y después fue el turno de ‘Mistery train’, una pequeña obra maestra de Junior Parker, publicada con ‘Forgot to remember to forget‘ en la cara B. Cinco singles en total, todavía considerados por algunos como la mejor música producida por Elvis.  Phillips hizo participar a Presley en el Grand Ole Opry y en el Luisiana Hayride, dos programas radiofónicos (el primero de Nashville y el segundo de Shreveport) de country. La formación de Elvis creció con el batería D. J. Fontana, y el cuarteto empezó a crearse una merecida fama en la llamada “Ark-La-Tex”, la región que comprendía los estados de Arkansas, Louisiana y Texas. Presley, conocido como The Hillbilly Cat, había entrado en el camino hacia la fama nacional.

Coronel Parker con Elvis Presley
Coronel Parker con Elvis Presley

Pero Sun Records no podía permitirse pagar grandes adelantos que ayudasen a Presley a seguir con su meteórica carrera, Phillips pagaba a Presley por la venta de sus discos, pero era Scotty Moore quien se ocupaba de la administración y de los contactos para los conciertos. Cuando el trabajo empezó a hacerse más complejo y delicado, el papel de manager se confió a Bob Neal, un disc-jockey de Memphis. Pero Elvis se estaba volviendo una empresa demasiado, grande de gestionar. Fue así como una noche Thomas Andrew Parker, apodado como “El Coronel”, tras escuchar un concierto en el Arkansas, pidió conocer al cantante y se ofreció como manager. Parker se encargaba ya de los intereses de grandes artistas country como Hank Snow y Eddy Arnold. Presley aceptó y  el “Coronel” Parker organizaría desde entonces la afamada carrera de Elvis con esa precisión militar que le había valido su título honorario. Le consiguió a través de Bob Neal prestigiosas actuaciones y convenció a sus padres de que solamente él era capaz de convertir a Elvis en una superestrella. “Siempre supe que aquel muchacho tenía un talento de un millón de dólares, pero ahora tiene un millón de dólares”. La “Presley manía” empezó a manifestarse en Jacksonville, Florida, donde las chicas, histéricas, se le tiraban encima para desgarrarle la ropa. Sus espectáculos eran country, pero interpretados con una excitación y un estilo totalmente personal.

Elvis no vestía de cowboy, sino que llevaba ropa con los colores del arco iris, pantalones a rayas satinadas, largas chaquetas con el cuello levantado y el pelo largo peinado hacia atrás. El Gran Ole Opry, templo del country tradicional, no era un lugar adecuado para él y Parker en seguida se dio cuenta de ello. El espectáculo de Presley necesitaba un escenario más grande, tan grande como el mundo. Y Sun Records no era capaz de gestionar un talento como el del joven Habillity Cat. En noviembre de 1955, la compañía Sun de Sam Phillips cedía al artista a RCA, con un año de anticipación respecto al vencimiento del contrato que unía a Presley con la firma de Memphis. Phillips obtuvo a cambio una suma que para la época era astronómica, entre 35.000 y 40.000 dólares. Presley recibió de RCA 5.000 dólares para él. Las primeras grabaciones para RCA empezaron en Nashville, patria de la música country, el 10 de enero de 1956. Junto a Scotty Moore, Bill Black y D. J. Fontana estaban el pianista Floyd Cramer y el guitarrista Chet Atkins. El coro de acompañamiento era The Jordanaires. Grabaron ‘I got a woman‘ y ‘Heartbreak hotel‘, ‘l’m counting on you’ y ‘I was the one‘. Después de estas grabaciones la fama de Presley creció rápidamente y las más importantes revistas musicales de América como Billboard y Cash box, nombraron a Presley “nuevo talento del año del country y western”.

El 28 de enero de 1956, Elvis aparece por primera vez en televisión, el espectáculo era Stage Show y tuvo a Elvis como invitado en seis ocasiones. Fue su consagración definitiva, tras haberlo visto y oído cantar ‘Blue suede shoes’ y ‘Heartbreak hotel’, los espectadores saturaron con llamadas las líneas telefónicas de la CBS Televisión. Pero Presley llamó la atención, sobre todo, por su forma de cantar y de moverse, un estilo interpretativo que fue un escándalo en la puritana América de la época. El single que contenía ‘I was the one’ en una cara y ‘Heartbreak hotel‘ en la otra se convirtió en el más rápido éxito de la historia de RCA. Presley ya era un mito, sin que ni siquiera un álbum suyo hubiera sido comercializado. Fue en abril de 1956 cuando se publicó el primer álbum, ‘Elvis Presley’, que incluía canciones grabadas en Sun Records y aún sin publicar en single, junto a material reciente, grabado después de su traspaso a RCA. En los primeros treinta días se vendieron 360.000 copias del disco, un hito en la historia de RCA y más o menos el triple de lo que vendían los best-sellers de la época. La presley manía había explotado definitivamente y para los padres americanos ponía en peligro la inocencia de las generaciones más jóvenes, que veían en el cantante el símbolo de una rebelión que traspasaba el aspecto puramente musical. Esa fusión de música blanca y música negra, de country y de blues, parecía realmente insultante. La misma portada del álbum era poco tranquilizadora: Elvis blandía la guitarra como si fuese un arma y tenía la cara contraída en una mueca, en vez de estar relajado y sonriente como solían hacer los cantantes “formales”. Presley contribuyó a acrecentar esta imagen interviniendo en otro programa televisivo, el de Milton Berle.

Milton Berle Y Elvis Presley
Milton Berle Y Elvis Presley

Aún en abril de 1956, el “Coronel” Parker organizó dos semanas de espectáculo en Las Vegas. Presley cantó en un night club para personas de mediana edad que estaban cenando. Fue su primer fracaso: ni el público ni las dimensiones ni el tipo de local eran los adecuados. El balance de esas dos semanas habría sido negativo si, al final del contrato, Presley no hubiera sido abordado por un manager de cine, Hal Wallis, que le propuso trabajar en Hollywood. Presley hizo un ensayo y firmó con la 20th Century Fox. Con el paso de Presley al arte cinematográfico nace también la “industria-Presley”, que explotaba la imagen del cantante para vender toda clase de objetos: cuadros, téjanos, chaquetas, botas, carteles, cojines, gafas, coloretes, animales de peluche…

Elvis se había convertido en tal sinónimo de éxito que los programas de televisión competían para tenerlo como invitado. El célebre Ed Sullivan le ofreció 50.000 dólares por participar en tres momentos de su show de los domingos por la tarde. El espectáculo tuvo un éxito estrepitoso, a pesar de la censura de la CBS que le enfocó siempre de la cintura para arriba, para no mostrar sus “obscenos” movimientos de pelvis, que eran los causantes del sobrenombre de “Elvis the Pelvis”. La primera película de Elvis fue ‘Love me tender’, estrenada en noviembre de 1956. En los siguientes años Presley será monopolizado por el cine, que hacía poco había perdido a un actor como James Dean y sentía que podía utilizar al cantante como un irresistible imán de taquilla. De ‘Love me tender’ fue distribuida como una de las películas de la época consiguiendo vender más copias que ninguna otra película de la Fox, tan grande era el interés del público, que llegó a invadir los cines de América. A ‘Love me tender’, despreciada por la crítica, siguió, en 1957, con ‘Loving you’, película casi autobiográfica, que tuvo un éxito enorme entre el público, hasta tal punto que se puso en marcha otra película que mostrara interés por las canciones, de forma que los discos de la banda sonora se beneficiaran también de su gran popularidad cinematográfica. Fue así como en 1958 llegó ‘Hailhouse rock’, en la que Elvis interpreta el papel de un ex convicto que, tras haber cumplido una condena injusta, encuentra el camino del éxito como cantante de rock.

Elvis Presley y Frank Sinatra
Frank Sinatra y Elvis Presley durante la grabación de Welcome Home Elvis

Presley estaba en la culminación del éxito, de la fama y de la riqueza como “ídolo de los jóvenes”, pero su vida y su imagen estaban cambiando. El “Coronel” Parker y los otros consejeros de Presley lo convencieron para que dejara las ropas de niño rebelde e intentara gustar a toda la familia, y de esta simple operación de marketing nació el Presley más maduro, que se puede apreciar en su siguiente película, ‘King Creole’, de Michael Curtiz. ‘King Creole’ es la última película de Presley antes de una pausa de dos años; en 1958, Elvis parte hacia Texas para cumplir el servicio militar. Poco después su madre, Gladys, es ingresada de urgencia en el hospital (Gladys y Vernon habían acompañado a su hijo a Texas para estar cerca de él), donde se le diagnostica una hepatitis aguda. Gladys es trasladada a Memphis. Cuando es evidente que las condiciones de la mujer empeoran rápidamente, llaman a Elvis, pero ya es demasiado tarde. Gladys Presley muere el 13 de agosto de 1958 a causa de una infección de la que los médicos no logran averiguar su verdadera naturaleza. La muerte de su madre fue un golpe durísimo para Elvis que de todas formas vuelve a su destino militar, y al final del adiestramiento es enviado por la OTAN a una base americana en Alemania. Mientras tanto, en Estados Unidos se continúan publicando discos grabados antes de su partida. En marzo de 1959, se publica el single, ‘A fool such us I‘, en junio ‘A big hunk of love’ y en septiembre el álbum ‘A date with Elvis’, grabaciones que contribuyen a mantener vivo el mito hasta el regreso de Elvis que, según una revista americana, fue el “más festejado desde los tiempos del general McArthur”.

Otra vez en activo, Presley graba un show televisivo en Miami junto a Frank Sinatra, ‘Welcome home Elvis’, adecuado para definir su nueva imagen “madura”. Elvis recibió 125.000 dólares por sólo seis minutos de trabajo, justo el tiempo que tardó en cantar un par de canciones. A continuación Presley va a Nashville donde graba el álbum ‘Elvis is back!’ Pero sólo se trata de un paréntesis en el trabajo de actor de Elvis, que regresa con su quinta película, ‘G. I. Blues’. En 1960 el padre de Elvis, Vernon Presley se casa con Dee Elliott, sin la aprobación de su hijo, que no acude ni siquiera a la ceremonia. RCA publicó durante ese mismo año el segundo single desde el regreso a la patria de Elvis, ‘It’s now or never’, una versión personal de ‘O sole mio’, que vendió más de veinte millones de copias. Después viene ‘Are you lonesome tonight’, y, antes de fin de año, Elvis acaba ‘His hand in mine‘, un álbum góspel que permanecerá en las listas de éxitos durante buena parte de 1961. A finales de 1960, también está lista otra película, ‘Flaming Star’, a la que sigue ‘Wild in the country’ (1961). Estas dos películas no obtuvieron gran éxito, y a través de ellas los productores comprendieron que Elvis no gustaba al público cuando interpretaba papeles dramáticos, por lo que lo encasillaron en un papel simple y frívolo, de forma que tuviera oportunidad de cantar bastantes canciones; ‘Blue Hawaii‘, efectivamente, se transformó en el mayor éxito cinematográfico de Presley. El año 1961 marca también el inicio de un largo retiro de la escena musical.

Elvis ofrece dos conciertos de beneficencia en el Ellis Auditorium de Memphis y en Honolulú, Hawaii, donando la recaudación al Arizona War Memorial. El aislamiento de Elvis sólo se ve roto por periódicas participaciones en películas y por la publicación de algunos discos, sobre todo de bandas sonoras. Tres películas llegan a las pantallas en 1962: ‘Follow that dream’, ‘Kid Galahad’ y ‘Grils! Girls! Grils!’; esta última, rodada de nuevo en Hawaii a la cual terminó dando tanta publicidad que Elvis se convierte en una especie de héroe nacional para los isleños. El año 1963 fue el de ‘It happened at the world’s fair‘ y ‘Fun in Acapulco‘, con Ursula Andress. Pero el año 1964 estaba a las puertas y con él el desembarco de The Beatles en USA, el público americano respondió con tanto entusiasmo al sonido del grupo de Liverpool que casi se olvidó de todas las estrellas de la canción contemporánea como a Elvis.

Elvis Presley y Ann Margret en Viva Las Vegas 1964
Elvis Presley y Ann Margret en Viva Las Vegas 1964

También la popularidad de Presley sufrió un duro golpe con esta invasión británica y el cantante parecía cansado para salir de la rutina de las películas, casi todas frívolas, como ‘Kissin’ cousins’, de 1964, y de canciones que, en comparación con las del beat inglés, parecían antiguas. Mientras The Beatles publicaban ‘She loves you‘, Elvis respondía con una apagada ‘One broken heart for sale‘, y el enfrentamiento en las listas de éxitos fue ampliamente favorable a los cuatro de Liverpool. MGM programó el relanzamiento del ídolo en ‘Viva Las Vegas’, Presley es acompañado por una naciente, Ann-Margret, cuya presencia sensual y provocativa parece ser la pareja perfecta para Elvis.

La operación sale adelante sólo en parte, la película funciona bastante bien, pero la verdadera o presunta relación con la actriz, que de todas formas termina cuando Ann-Margret ya ha conseguido llamar la atención de las revistas, deja a Elvis desilusionado y marca el inicio de un verdadero letargo artístico. Tres películas al año y algún que otro single de escaso atractivo comercial no logran romper una trayectoria parabólica que aparece en descenso, en contraste con la beatlemanía imperante. Elvis vive durante mucho tiempo en Los Ángeles, en una villa de Bel Air. Sus ingresos, a pesar del declive, continúan superando los doce millones de dólares al año. Dona grandes cifras a la beneficencia, en particular a la comunidad de Memphis, para subvencionar proyectos asistenciales.

Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Elvis Presley, y Johnny Cash
Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Elvis Presley, y Johnny Cash

En el aspecto cinematográfico, el nombre de Presley sigue funcionando, los productores le ofrecen un millón de dólares por película más el 50 % de los beneficios para rodar, en 1965, ‘Girl Happy’ y ‘Harum Scarum‘. Pero más que en su actividad artística, la atención del público se mantuvo viva a través de una serie de chismes de revista hablándose de un “clan” o también de una “mafia presleyana”, y cuando Elvis, en el verano de 1965, compró nueve Harley-Davidson para él y sus más estrechos colaboradores, la prensa los apodó en seguida como “El’s Angels” (jugando con la asonancia de “Hell’s Angels”, los temidos motociclistas californianos). La vuelta de Hawai, donde había estado rodando ‘Paradise-Hawaiian style’, su vigésima película, Presley recibe en su casa de Bel Air a los Beatles, quienes habían expresado el deseo de conocerlo. The Beatles pasan allí toda la tarde hasta bien entrada la noche, en repetidas ocasiones han declarado haber empleado el tiempo en jugar al billar, comer y tocar en una larguísima sesión, con Presley en el piano y en la batería. Paul McCartney declaró haber visto a Presley grabar durante toda la sesión, pero las cintas nunca han sido encontradas.

En esta época, Priscilla Beaulieu, hija de un oficial de aviación que fue presentada a Elvis durante su servicio militar en Alemania, se traslada a vivir a Graceland, a un ala de aquella gran villa que ocupaba todo el tiempo libre de Presley, obsesionado en hacer mejoras y ampliaciones. Priscilla estudia danza y recitación, pero tras una pelea con Elvis se va de Graceland y vuelve con sus padres a la Travis Air Forcé Base, cerca de San Francisco. El período de ofuscación de Elvis coincide con sus primeros problemas físicos: está irritable, tiene problemas de peso, sufre crisis depresivas durante las que no quiere ver a nadie, y probablemente es durante una de estas crisis cuando “rompe” con Priscilla. Obsesionado por la pérdida de popularidad, Presley intenta reponerse con algún “gesto” y vende a RCA su legendario Cadillac de oro. Después recibe la noticia de la muerte, a los 39 años, víctima de un tumor cerebral, de Bill Black, el contrabajista con quien había tocado al principio de su carrera. Presley se ve así obligado a abandonar el proyecto de un regreso a los conciertos con Bill y Scotty Moore, sus acompañantes originarios.

Presley estaba pensando en un regreso a los escenarios musicales, aunque ya se había convertido en una estrella de Hollywood no había encajado en el mundo de los actores, no frecuentaba los locales de moda y tenía que soportar la envidia de gente del espectáculo que cobraba mucho menos que él. Sin embargo, desde 1966 sus películas dejaron de abarrotar los cines. Su disco de oro número sesenta y cuatro, lanzado en 1966, coincide con el regreso a Graceland de Priscilla, y a partir de ese momento los dos empiezan a proyectar su matrimonio. Elvis decide grabar un disco de verdad y no una banda sonora, para ello reserva un estudio en Nashville del 24 al 29 de mayo, pero olvida en Memphis las letras de las canciones que quería grabar. Llama a Memphis y se hace leer todos los textos por teléfono, a pesar de creer que el contratiempo podría ser una señal negativa del destino el decidió continuar con la producción del nuevo disco.

Boda de Elvis Presley con Priscilla Beaulieu
Boda de Elvis Presley con Priscilla Beaulieu

Tras la publicación de su nuevo álbum las canciones sufren una extraña suerte, tres de ellas terminan por ser recogidas en el disco de la banda sonora de la película ‘Spinout‘ y no son tenidas en cuenta por el público. Entre ellas está ‘Tomorrow is a long time‘, una versión de cinco minutos de duración de un tema de Dylan, juzgada por su propio autor como “la mejor interpretación que se ha hecho de una de mis canciones”. El 1 de mayo de 1967, Elvis Presley se casa con Priscilla Beaulieu en una ceremonia de la que sólo habían sido puestos al corriente con anterioridad los parientes y amigos más íntimos. Cien invitados acudieron a Las Vegas sin explicación, para ser informados de la ceremonia una vez reunidos en el hotel Aladdin del cual no debían salir hasta la hora del acontecimiento.

Sin luna de miel para celebrar su reciente matrimonio, Presley se traslada rápidamente a Hollywood para terminar el rodaje de su película número 25, ‘Clambake’. La llegada de Priscilla a Graceland como ama de casa coincide con el despido de muchos colaboradores de Presley, demasiado costosos según el parecer de su esposa, en realidad parece que los celos de Priscilla jugaron un papel importante en los enfrentamientos con aquellas personas tan cercanas a Presley y sospechosas de procurarle condescendientes acompañantes para sus viajes. Obviamente el único intocable es el “Coronel” Parker, en su calidad de manager. En julio, Elvis anuncia que Priscilla está embarazada.

Elvis Presley con Lisa Marie y Priscilla Beaulieu
Elvis Presley con Lisa Marie y Priscilla Beaulieu

El 1 de febrero de 1968 nace Lisa Marie, a los nueve meses exactos del matrimonio de Elvis y Priscilla. Parece que en la centralita de la clínica se recibieron más de diez mil llamadas. Pero es el último destello de una popularidad que se está extinguiendo lentamente, las siguientes películas son grandes fracasos comerciales y se dice que en aquella época Presley paseaba por el Sunset Boulevard de Los Ángeles sin ser reconocido por los viandantes, cuando sólo unos años antes habría sido necesaria la policía para protegerlo de sus fans. Pero cuando se anuncia un nuevo especial televisivo, queda claro que el “Rey” aún no ha abdicado. El show, titulado ‘The ’68 comeback’ se convierte en el punto crucial de la carrera de Elvis Presley.

Según los planes del “Coronel” Parker el show debía mostrar al público la figura Presley padre de familia. La grabación programada tiene lugar en la última semana de junio de 1968, cuando Elvis salía al escenario, frente a doscientas personas han pasado casi ocho años desde su última aparición en directo. El show empieza con ‘Hound dog‘ y muestra a un Elvis centrado, en buena forma para volver a cantar sus grandes éxitos junto a material más reciente. El sonido es violento, y con su aparición, vestido de cuero negro con el pelo peinado hacia atrás, Elvis demuestra ya no ser más aquel fantasma al que ya estaban acostumbrados. El carisma permanece intacto, y el público que estaba presente en el estudio responde con el mismo entusiasmo desorbitado de diez años antes. El show se retransmite el 3 de diciembre de 1968 en todas las cadenas de Estados Unidos y la crítica lo consideró como una “resurrección artística”

Más motivado que nunca Elvis graba entre enero y febrero de 1969 una treintena de piezas que figuran entre las mejores de toda su carrera. Las grabaciones tuvieron lugar en Memphis (en donde Elvis no había vuelto a grabar desde los tiempos de la productora Sun) y fueron repartidas en diferentes singles y álbumes, hasta que RCA, en 1987, las publicó en un doble álbum llamado ‘The Memphis record’, el cual ofrece un magnífico testimonio del gran regreso de Elvis a la música. Y para dar una dimensión “histórica” al acontecimiento, podemos recordar que en aquel año, 1969, Crosby, Stills & Nash eran designados como los “artistas revelación” en los Grammy. El relanzamiento como cantante empuja a Presley a reemprender las giras, abandonando el cine. La vuelta a la música supone para Elvis un gran impulso económico, Presley ganaba más que con el cine, donde necesitaba quince semanas de trabajo para conseguir un millón de dólares. Y un millón de dólares es el sueldo que Elvis obtiene por cuatro semanas de show en Las Vegas, en el International Hotel (ahora Hilton) el 15 de julio de 1968. La extraordinaria respuesta del público induce a Elvis a programar una serie de giras que, de 1970 en adelante, lo tendrían ocupado durante seis meses al año.

Elvis Presley Madison Scuare Garde
Elvis Presley durante su actuación en el Madison Scuare Garden

Los dos nuevos singles, ‘Suspicious mind‘ y ‘Don’t cry daddy‘, venden un millón de copias cada uno. De los incandescentes conciertos de la época RCA edita el álbum ‘On stage, february 1970‘. Pero las largas estancias en Las Vegas ponen en crisis su matrimonio. La ciudad está llena de chicas dispuestas a todo con tal de ser invitadas a las fiestas de Elvis o, por supuesto, a pasar la noche con él. En mayo, Presley vuelve al cine, firmando un contrato con la MGM por tres películas, y en julio empieza en Los Ángeles los ensayos para los conciertos programados para agosto en Las Vegas. La primera película, ‘That’s the way it is’, es un reportaje de sus conciertos. Parece como si Presley quisiera recuperar el tiempo perdido y su actividad -discos, conciertos, películas- se vuelve frenética; en Memphis le dan el reconocimiento que conceden a los ciudadanos más importantes al cambiar el nombre de la Highway 51, calle en la que se encontraba Graceland, por el de Elvis Presley Boulevard. En 1972, tras la publicación de ‘American trilogy‘ y ‘Burning love’, se anuncian cuatro conciertos en el Madison Square Garden de Nueva York, ciudad en la que Elvis nunca había actuado.

Elvis Presley en 1973
Elvis Presley en 1973 en las primeras imágenes en las que se podía observar sus problemas de sobrepeso

Unos 80.000 espectadores pudieron asistir, pero otros tantos se quedaron sin entrada. El concierto del 10 de junio, aunque no resultó ser el mejor de los cuatro, fue grabado y publicado por RCA en un álbum titulado ‘Elvis as recorded at Madison Square Garden’. Un mes más tarde terminó su matrimonio con Priscilla. En el otoño de 1972, se distribuye la última película de Presley, ‘Elvis on tour‘, un documental con muchas actuaciones en directo y breves fragmentos de entrevistas. La recaudación del concierto fue donada enteramente a beneficencia, para el estudio del cáncer. Pero, precisamente en el momento de mayor popularidad, Presley pasa por una aguda crisis personal como consecuencia de su reciente divorcio.

Amargado, solo, deprimido, Presley vuelve a engordar y a hacer uso de medicamentos contra una serie de problemas físicos, reales e imaginarios, que lo afligen. De 1973 a 1974, el cantante tiene que ser internado cinco veces en un hospital en el transcurso de pocos meses. Pero la profesionalidad de Presley merece ser destacada, en dieciocho años de carrera sólo han sido suspendidas cinco actuaciones a causa del cantante y su salud. Sus conocidos problemas de estómago, le provocan retenciones de líquido y aumento de peso, los cuales a pesar de las dietas hizo que Elvis aumentase casi treinta kilos en menos de un año. Con cuarenta años recién cumplidos, Elvis intenta volver a estar en buena forma física para poder acudir a los espectáculos de Las Vegas programados para agosto. En contra del parecer de los médicos, el cantante no tiene intención de suspender los conciertos. Resiste sólo durante tres noches, después tira la toalla.

Tras la mala experiencia vivida en los conciertos de Las Vegas, Presley, permaneció en reposo durante el resto del año hasta diciembre, mes en el que Elvis volvió a Las Vegas para concluir las actuaciones previstas. En 1976, Elvis celebra un centenar de conciertos, el número más bajo desde 1970. Proyecta una gira internacional que lo lleve por primera vez más allá de las fronteras de Estados Unidos, pero sólo sería un sueño debido a su repentino fallecimiento.

El 16 de agosto de 1977, Elvis se levanta, como es habitual, muy tarde, a las cuatro de la tarde. Después sale de casa para hacer unas compras. Cuando regresa, acuesta a su hija Lisa Marie y espera hasta la una y media de la noche para empezar a jugar al tenis con su entrenador. Está determinado a jugar mucho tiempo para perder peso. A las cuatro de la madrugada, aún está jugando. A las seis, vuelve a su habitación. Coge un libro para ver si consigue dormirse. No se sabe exactamente cuándo, pero Elvis se siente mal. Se levanta, intenta llegar hasta el baño. Desfallece y cae con la cara hundida en la moqueta. Son las dos de la tarde cuando una de las mujeres policías lo socorre. Elvis aún está con vida; llaman rápidamente a una ambulancia y lo transportan al hospital. Dos horas después, Elvis Aaron Presley, a la edad de cuarenta y un años, deja los escenarios para siempre.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*