No sólo ha muerto el hombre que más veces interpretó a Drácula, también hemos perdido a Saruman, a uno de los mejores villanos de la saga Bond (‘El hombre de la pistola de oro’) y a un eterno secundario que supo dejar su huella en el cine.

Británico de pro con cara de Príncipe de las Tinieblas rumano, ha fallecido en Londres con 93 años. Una vida larga y llena de méritos cinematográficos, fama de carácter duro y de flema inglesa excesiva, capaz de poner tenso incluso al pedazo de pan de Peter Jackson mientras hacía de Saruman. Los más jóvenes le recordarán por interpretar a este mago que se pasa al lado de Sauron en ‘El Señor de los Anillos’ y que también aparecía en ‘El Hobbit’. También por ser el Conde Dooku en la precuela de Star Wars. Pero los que tengan más edad, bastante más, le recordarán porque durante décadas fue el Drácula perfecto, además de ser el mítico Scaramanga en ‘El hombre de la pistola de oro’, una de las mejores películas de James Bond.

A lo largo de su vida participó en más de 300 películas desde que debutara en 1948. Se convirtió en un icono del cine de terror gracias a su colaboración estable con la productora Hammer, la gran madre de la mayor parte del cine de serie B de la posguerra. Su primera vez como Drácula fue en 1958 (‘Horror of Dracula’). Desde ese momento ya no abandonaría el papel hasta que la propia Hammer y el género se vino abajo. Entre 1958 y 1976 hizo de Drácula en al menos ocho veces. Pero también interpretó a la Momia, a Fu Manchu, Sherlock Holmes e incluso Frankenstein en sus primeros años. Pero uno de sus mejores momentos en el cine llegaría en 1974 cuando interpretó al asesino profesional Scaramanga en ‘El hombre de la pistola de oro’, de la saga Bond.

Lee nunca dejó de trabajar. Su cine era de serie B, y en cuando el nivel subía era colocado como secundario. En los años 80 se retiró lentamente: faltaban proyectos, pero se reengancharía a través de ‘Gremlins 2’, por ejemplo. Fue entonces cuando conoció al que sería su segundo caballo ganador junto con la Hammer: Tim Burton. El más que personalísimo director norteamericano, que ya había utilizado a Vincent Price como actor en ‘Eduardo Manostijeras’, optó por él como secundario de lujo para algunos de sus filmes, como cuando ejerció de juez “gótico” en ‘Sleepy Hollow’, padre severo en ‘Charlie y la fábrica de chocolate’, y con su voz para ‘La novia cadáver’.

Entonces Peter Jackson recogió el testigo para convertirle en Saruman en la trilogía de ‘El Señor de los Anillos’. Luego repetiría con el mismo personaje en ‘El Hobbit’. Gracias a estas películas logró enganchar con una nueva generación, que le vio convertido en uno de los mejores villanos de la saga de Tolkien. Si a eso le sumamos que hizo del conde Dooku en las películas de Star Wars con George Lucas. Por todo esto, y por lo anterior, con la notoriedad ganada de nuevo en pleno siglo XXI, Lee fue nombrado caballero en 2009 y recibió un Bafta a toda su vida en 2011 (equivalente de los Oscar en Reino Unido).

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*