Ya quedan  pocas horas para que dé comienzo el evento deportivo por excelencia, en el que los Denver Broncos y los Carolina Panthers jugarán la 50 Super Bowl. Se celebrará en el Levi’s Stadium de Santa Clara, California, y será seguidos por millones de personas a través de la televisión.

Y hasta aquí los detalles sobre el enfrentamiento deportivo, puesto que lo que vamos a hacer nosotros es centrarnos en el espectáculo musical que tendrá lugar en el intermedio, que en esta ocasión estará protagonizado por Coldplay junto a Beyonce y el invitado de última hora Bruno Mars.

Un escaparate descomunal que convierte a este cuarto de hora en uno de los más cotizados de la música mundial, y por el que en pasadas ediciones han pasado los artistas más grandes, como Michael Jackson, The Rolling Stones, U2, Paul McCartney, Bruce Springsteen, Madonna, Beyoncé y Red Hot Chili Peppers, entre otros.

Se trata de actuaciones pensadas para entretener al público en el estadio pero, en realidad, todo se hace pensando en el espectador que está al otro lado del televisor. Todo se narra como un gran videoclip que ven en directo y al mismo tiempo millones de personas. Menudo pelotazo, ¿verdad?

A la espera de ver lo que depara este año el espectáculo del descanso de la Super Bowl, a continuación repasamos diez de las actuaciones del intermedio más sonadas de los últimos años, ya sea por su calidad musical, por su emotividad, por su transgresión o por su polémica.

MICHAEL JACKSON (1993)

Casi con total seguridad, la mejor actuación en una Super Bowl la protagonizó un Michael Jackson en la cresta de la ola en 1993. Efectista y desbordante de talento, como eran las grandes actuaciones del Rey del Pop. Los pelos como escarpias.

U2 (2002)

En un mundo híper sensibilizado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, la banda irlandesa U2 ofreció en 2002 una actuación cargada de emotividad, interpretando su clásico Where the Streets Have no Name con los nombres de las víctimas como fondo.

BRUNO MARS Y RED HOT CHILI PEPPERS (2014)

El mini concierto de Bruno Mars y Red Hot Chili Peppers montó una gran polvareda, debido a un playback confesado por el bajista Flea y que dejó decepcionados a muchos de sus seguidores. Pero tampoco hay que rasgarse las vestiduras, así es el mundo del espectáculo cuando todo está milimetrado.

THE ROLLING STONES (2006)

Sus Satánicas Majestades no podían faltar en un evento de esta mastodóntica magnitud, en el que el tamaño, efectivamente, sí importa. Y eso es precisamente lo que piensa Mick Jagger sobre su propia banda, por lo que la unión es perfecta (y con un escenario precioso). Start me up!

PAUL MCCARTNEY (2005)

Un año antes que los Stones, fue el ex Beatle el encargado de rockear bien duro en el descanso del partido, con un repertorio que incluyó clásicos como Drive my car, Get Back, Live and Let Die (con fuegos artificiales) y Hey Jude. Todo, como siempre, comprimido en un paquete perfecto.

BEYONCÉ (2013)

Derroche vocal, desparrame bailón y descorche sensual de Beyoncé en una celebración de altura. La realización televisiva demuestra que lo de menos es el público del estadio, y cabe fantasear con lo que Valerio Lazarov podría haber hecho con estos recursos a su disposición.

BRUCE SPRINGSTEEN (2009)

Acostumbrado a conciertos de tres horas, imaginamos que resultó realmente titánico convencer a Springsteen de que sólo tenía 15 minutos y que ni se le pasara por la cabeza hacer bises. Milagrosamente, el infinito rockero se adaptó y regaló interpretaciones energéticamente concentradas de clásicos como Born to Run y Glory Days.

AEROSMITH CON NSYNC Y BRITNEY SPEARS (2001)

Improbable unión de artistas para la Super Bowl de 2001, con los bailes frenéticos de Nsync, multitud de certeros rasgeos guitarreros y un fin de fiesta con el clásico de Aerosmith cantado a dúo por Steven Tyler y Britney Spears, con rapeo aportado por Nelly y coros de la boWalk this wayy band. Y el escenario se queda pequeño con tanta gente, así es.

MADONNA (2012)

Ambiciosa puesta en escena a mayor gloria de la protagonista, que para eso es la diva, y que en los 15 minutos de rigor repasa su trayectoria con éxitos como Vogue y Music, acompañada puntualmente por los golferas de LMFAO y Ce Lo Green, así como por Nicki Minaj y M.I.A. Lo que viene siendo poderío pop.

JANET JACKSON & JUSTIN TIMBERLAKE (2004)

Y en último lugar, aunque evidentemente no por ello menos importante, la Super Bowl más sonada y la que más ríos de tinta hizo correr, por ese jugueteo entre Justin Timberlake y Janet Jackson que terminó con un pezón de más en pantalla, algo que alarmó a buena parte de los norteamericanos, tan predispuestos siempre ellos a escandalizarse por tonterías.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*