A comienzos de los años noventa, tuvo lugar una verdadera revolución de la música electrónica en nuestro país que ríete tú del techno de Detroit o del house de Chicago. Nos referimos, cómo no, al bakalao, una música de baile repetitiva y machacona que tuvo su hogar en Valencia y contó entre sus estandartes con DJs y artistas como Paco Pil, Megabeat o el inimitable Chimo Bayo.

Este último fue, sin lugar a dudas, el más exitoso de todos ellos. Y es que su look psicotrónico de androide pastillero, sus alucinantes gafas luminosas y, sobre todo, su “sutil” homenaje al éxtasis, tan de moda por aquella época, lo convirtieron en una celebrity dentro y fuera de nuestro país.

Siguiendo la estela de su padre hace pocos días conociamos como su hija Tanya Bayo cogía la alternativa de su progenitor. Y esque nadie puede poner en duda que lleva la electrónica en su adn, desde bien pequeñita ha visto como su padre, Chimo Bayo triunfaba soberanamente por todo el país, incluso desarrollando una carrera internacional que le llevó a llenar varios estadios en Asia.

Ahora todo ha cambiado y siguiendo el ejemplo de su padre, Tanya Bayo ha tomado la alternativa. Quiere dedicarse a la música pero sabe que es un mundo difícil, por eso, desde bien jovencita se ha preparó asistiendo en el conservatorio a clases de piano y viloín.

Estos conocimientos le han ayudado mucho a producir su primer tema que aquí te presentamos My Dressing Grown Pink, la chica apunta maneras y se nota que la electrónica corre por sus venas. Con una producción muy actualizada y en clave de Future House, Tanya pretende seguir trabajando duro y recorriendo las pistas de todo el país, porque además de producir es una auténtica ShowGirl en cabina.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*