Cuando quieres crecer y labrar tu carrera profesional tienes que aprender a gestionar los cambios. A digerirlos y no perder el norte al afrontar una realidad diferente a la planteada inicialmente. Ese extraño bypass, tan clásico de la era post-teenager, fue experimentado en primera persona por nuestro protagonista del día.

Mikaela Davis es el tipo de compositora que desafía las expectativas continuamente. La artista de 26 años es una compositora de una madurez increíble. Sus arreglos combinan hábilmente elementos del rock psicodélico, folk o el pop de cámara, y su voz muestra un saber hacer que va más allá de su edad. Su instrumento es el arpa, que ha tocado desde que tenía 8 años, desde el momento en que puso sus manos sobre una, pero su forma de tocarla es poco ortodoxa…

Su álbum de debut, Delivery, lanzado a través de Rounder Records ha sido producido por John Congleton (productor de St. Vincent, Future Islands, Angel Olsen, David Byrne, etc) es una emocionante aventura de 10 temas: una exploración sónica que desafía lo que el arpa puede hacer, y que detalla el a veces difícil camino de auto aceptación y de sentirse cómodo con uno mismo.

El tema que da título al disco y que encabeza el disco es una impresionante entrada, un toque de piano góspel que revienta en un muro de sonido.

Mikaela es de Rochester, Nueva York, y tras una breve estancia en Brooklyn se instaló allí, enamorada de la floreciente comunidad artística que ayudó a crear el ambiente que necesitaba para hacer este álbum.

Pero esto no acaba aquí, ha sido invitada especial en las giras de Bon IverThe StavesMac DeMarco y más. Este álbum es la carta de presentación de esta artista y, de momento, ya ha conseguido reclutar a un fan en Viva La Música. Estoy seguro de que no seré el único.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.